INICIO

Montañismo

Rutas Argentinas

ARCHIVO DE FOTOS

Filosofía Teología general Teología Palotina

Ir al índice de artículos disponibles

Un mail que circuló por ahí

 

Si vos tenés varias de las actitudes de la lista de abajo, hacete el boludo, borrá el mail y a otra cosa, porque seguramente no tenés arreglo.

Si entrás en una o dos o tres, fijate. Quizá sea tiempo de que empieces a cambiar. Todos nos mandamos cagadas, pero todos podemos mejorar.

Si no entrás en ninguna, o sos un “arrepentido”, limpiá el mail y reenvialo a todos tus contactos. (Limpiar el mail es: copiar sólo el texto desde “si vos entrás” hasta “recapacita y se pasa al otro bando”,  pegarlo en un mail nuevo, y mandarlo (Con Copia Oculta) a todos tus contactos, o al menos a los que creas que le puede servir.

 

  • Los que tiran los papeles en el piso, ignorando los tachos de basura…

  • Los que abren la ventanilla del auto y tiran botellas, latas, bolsitas, papeles, cáscaras, lo que sea…

  • Los que llevan a sus perros a pasear y dejan la mierda en la vereda, contaminando sanitaria y visualmente…

  • Los que se cuelan en todas las colas…

  • Los que te pasan por la banquina, especialmente cuando el tráfico está parado por algún problema o accidente…

  • Los que dejan la bandeja y la mesa sucia en los restaurantes de autoservicio…

  • Los que pasan a toda la fila que espera que abra la barrera, y se ponen delante de todo en segunda, tercera o cuarta fila…

  • Los que se meten en la caja de “máximo 15 unidades”, que tiene poca cola, con un changuito lleno…

  • Los que invaden la senda peatonal y les chupa un huevo…

  • Los que pasan los semáforos en rojo sin (ni siquiera!!) bajar la velocidad…

  • Los que dejan en cualquier góndola del super lo que decidieron que no van a llevar…

  • Los que se hacen los boludos para no ceder asiento a discapacitados, ancianos, embarazadas…

  • Los que fuman en los lugares en donde está prohibido…

  • Los que hablan por celular mientras manejan…

  • Los que estacionan tapando las rampas para sillas de ruedas…

  • Los que hablan por celular en el cine, en las reuniones, en las aulas…

  • Los que estacionan en doble fila y se van dejando el auto así…

  • Los que se meten de contramano…

  • Los que se instalan en la puerta de tu casa y hablan a los gritos toda la noche, como si estuvieran en la suya…

  • Los que vacían el cenicero del auto en la calle…

  • Los que pintan monumentos…

  • Los que hablan en voz alta en los aviones o micros o trenes, de noche, porque no tienen sueño, y no dejan dormir a los demás…

  • Los que se afanan las placas de bronce de monumentos y homenajes…

  • Los que disfrazan las patentes o ponen CD para que no les puedan sacar fotos…

  • Los que pretenden entrar en el tren o el subte sin permitir bajar a los que tienen que bajar…

  • Los que se mandan todo tipo de cagadas delante de sus hijos pequeños, enseñándoles a ser tan mierda como ellos…

  • Los que prenden fuego los tachos de basura…

  • Los que pintan las paredes de tu casa con graffittis, groserías o lo que fuere…

  • Los que dejan los carritos del supermercado anulando un lugar para estacionar, de forma tal que tenés que bajarte, correrlo, y recién allí estacionar…

 

Son los que se cagan en todo y en todos, se sienten por encima de la ley, de la sociedad, de vos que leés este mail y de mí que te lo mando. Si les decís algo se enojan, te putean. Te apuran. Son los vivos, los ganadores, los piolas. Los mismos que después putean contra este gobierno, o el anterior, o el anterior, o cualquiera. Y son tan corruptos como el más corrupto de nuestros gobernantes. Y si no robaron demasiado es porque no tuvieron oportunidad.

No, flaco. No les demos cabida. Son despreciables. En el mundo civilizado, a cualquiera que hace estas cosas los demás ciudadanos –la inmensa mayoría- les llama la atención. Y los que se mandaron la cagada, como saben que actuaron mal, se ponen colorados de vergüenza, piden perdón y no lo hacen más.

Te invito a que reenvíes este mail, para que recorra el país. A ver si alguno, aunque sea alguno, de los que viven mandándose estas cagadas, recapacita y se pasa al otro bando.

 

Raúl Llusá