Inicio FILOSOFÍA TEOLOGÍA Cerros del  Sur Rutas Argentinas ARCHIVO DE FOTOS Teología palotina

Ir al índice de artículos disponibles

La fecha del día del amigo

 

Circula un mail, que dice:

Totalmente de acuerdo!!!

A CAMBIAR LA FECHA en Argentina !!!
De ahora en más
EL DIA DEL AMIGO, acá, tiene que ser el 19 de JULIO
¿Saben por qué festejamos el 20 de julio el día del amigo?
Sí, 'amigos' ... otra vez faltos de identidad, compramos historias ajenas.

El 20 de julio es la fecha en que los yanquis llegaron a la Luna.

¿Qué tal si proponemos cambiar el día del amigo al 19 de Julio en homenaje al Negro Fontanarrosa ?
El Negro, en un reportaje, dijo que no entendía a esa gente que decía: 'ojalá que la muerte me agarre dormido...' Porque pensaba que era un acontecimiento demasiado relevante como para perdérselo.

Así honraba la vida. Honrémoslo nosotros con este gran homenaje.
Nadie más amiguero que él, que nos hizo pasar tantos momentos felices,
emocionarnos, reírnos y reflexionar. Eso es para lo que sirve un amigo.
Si ustedes la envían a sus amigos, de a poquito
seremos millones los que proponemos cambiar la
tontería de celebrar el día que el hombre llegó a la Luna,
por algo que significa mucho más para los argentinos.

NO LES PARECE MEDIO RIDÍCULO SEGUIR CELEBRANDO
EL DIA DEL AMIGO CUANDO LOS YANQUIS LLEGARON A LA LUNA???
-A ver... dígame Mendieta... ¿qué tiene que ver la luna con los amigos...?
-No sé Don Inodoro, pero Usted tiene tantos amigos que viven en la luna…

 

Respondo:

 

Con todo respeto a quienes piensan lo contrario, y sin que esto signifique que desee que se encienda una polémica interminable, hago escuchar mi humilde voz explicando por qué no estoy de acuerdo con esta propuesta de cambiar la fecha del día del amigo en la argentina.

Hubo un hombre, un argentino, que "inventó" el día del amigo, cuando nadie lo celebraba. A él se le ocurrió la idea, y empezó la lenta tarea de hacer conocer su proyecto, cuando no había correo electrónico ni cadenas de mails para hacerlo de manera gratuita. Y eso es lo importante. Todos los que celebran hoy el día del amigo, lo celebran porque hubo un hombre que lo inventó. Y cuando este hombre tuvo que elegir una fecha, lo mejor que se le ocurrió fue el 20 de julio, por la llegada del hombre a la Luna. Pensaba en la llegada del hombre, no de los americanos. Pero lo importante para él era proponer celebrar el día de la amistad. Él no buscaba conmemorar u honrar la llegada de los americanos a la luna.

A todos nos pareció maravillosa la idea. Y comenzamos a celebrar el día del amigo. Con luces y sombras, porque a veces se toma demasiado y la cosa termina a las trompadas. Lo he visto más de una vez en Adrogué, luego de la cena, entre grupos de amigos que se pelean con otros grupos de amigos, simplemente porque son otros. Son "lo otro". Muy tribal, muy primitivo. Lamentable.

Bien: la cosa es que ahora aparece alguien que con tono polémico propone cambiar la fecha, por motivos ideológicos. Quizá el autor de la campaña (hace un par de años hubo otra parecida, que proponía celebrar el día del amigo el 17 de agosto, por San Martín) no sepa que fue este hombre humilde, hoy fallecido, un compatriota, el que tuvo la idea de celebrar el día del amigo. No fue él, el ahora apóstol del cambio de fecha vía cadena de mails. Fue este hombre, humilde, argentino y hoy fallecido. Que impuso su idea –reitero- a fuerza de mucho trabajo, y mucho tiempo, y no de la manera fácil usada por el originador de esta cadena que nos ocupa.

No creo que lo haya querido así quien inició la cadena, pero en la práctica resulta una canallada para con el creador de la idea del día del amigo, después de tantos años de que se viene celebrando, que ahora por una cadena de mails, "ninguneemos" al argentino que inventó el día del amigo. Y encima con ese tono feo que usa: "seremos millones los que proponemos cambiar la tontería de celebrar el día que el hombre llegó a la Luna, por algo que significa mucho más para los argentinos". Me suena como una falta de respeto para un verdadero creador de la idea, que no hizo ninguna tontería. Peor es lo que hace ahora esta persona, que usa palabras como "tontería", "ridículo" y otras por el estilo, que me parecen fuertes e injustas. Triste debe estar, allá en el cielo, el verdadero inventor del día del amigo, por esta nueva campaña que viene a “escamotearle” su idea. Es feo cuando alguien quiere robar una idea que no le pertenece, aunque pinte el robo con una linda intención, como es la de homenajear a Fontanarrosa, un hombre que me hizo reír mucho con Booguie el aceitoso o con Inodoro Pereira, pero que no es mi modelo de vida por el hecho de que me haya hecho reir. Sé que también era un pensador. Yo le estoy agradecido por tantas risas. Lo estaré siempre. Lo respeto muchísimo. Quizá más que muchos de los que hoy se llenan la boca hablando de Fontanarrosa, simplemente porque se murió. Pero en este asunto le debo mi fidelidad al autor de la idea del día del amigo, que con su idea me permitió celebrar muchos días del amigo con mucha de mi gente querida. A él, gracias. Fontanarrosa, por otro lado, también celebró el día del amigo muchos 20 de julio con su gente.  
Quizá, inconcientemente, con esta cadena alguien busca sentirse importante. Aunque sea inconcientemente, reitero. Imagínense (no va a pasar) que prosperara esta idea. Entonces el tipo se va a sentir de hecho
muy importante. "¿Sabés quien cambió el dia del amigo? ¡Yo!", puede llegar a decir a sus amigos. ¿Y que invirtió para lograrlo? Nada. Un poco de antinorteamericanismo, una cadena de mails (que son gratis) y nada más. Perdón si soy duro, pero salgo en defensa de un viejo que tuvo una excelente idea.
Por todo esto, yo celebro y celebraré el 20 de julio. Como siempre. Y este año propondré un brindis por Fontanarrosa, un tipo que honró la amistad,
como tanta otra gente que conozco que honra diariamente la amistad
, aunque no sean celebridades ni se hayan muerto. También brindaré por ellos.
Un saludo grande, y nadie se enoje porque haya alguno que piense diferente, porque eso es lo que hacían y hacen los nazis y fascistas de izquierda o de derecha, amigos de todo tipo de fundamentalismo. ¡Tolerar al que piensa diferente, y exponer razones, sin enojo y con claridad! He ahí el camino.

 

Raúl Llusá