Inicio

Opinión

Teología General

Rutas Argentinas

Filosofía

Teología palotina

Volver a Portada de Cerros del Sur

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vestimenta de montaña

Hacer una salvedad en el tema de la vestimenta, acotándola a la vestimenta propia de montaña, implica hacer una referencia única hacia todas aquellas prendas y materiales que nos serán útiles en un terreno tan particular como el montañoso. Esta salvedad es mas que importante dado que en el transcurso de este apunte encontraran aspectos o conceptos que pueden ser opuestos a su convencional manera de vestirse, lo cual no implica que sean erróneos, sino son solo distintos en función de las diferentes condiciones en las cuales se los aplican.

La actividad que nosotros hacemos, es también un factor  que influye a la hora de ver como nos vestimos y es también un factor que agrega características a nuestra forma de vestirnos.

Es esta actividad la que nos pone frente un elemento que debemos evitar, la perdida de calor.

Nuestro cuerpo pierde calor de cuatro formas distintas.

 

  • Radiación.

  • Conducción.

  • Conveccion.

  • Evaporación.

 

Antes de pasar a describir a estas cuatro formas, es mas que importante aclarar que nosotros debemos evitar que estos mecanismos de perdida de calor se desarrollen. Una de las formas que tenemos para que estos mecanismos funciones en su mínima expresión es vestirnos apropiadamente.

 

Radiación: es la transferencia de energía calorica a través de ondas electromagnéticas, similares a los rayos luminosos, por medio del espacio y de un objeto a otro. Todos los objetos irradian calor hacia el entorno (siempre que tengan mayor energía que este)

Entonces en un medio frió el cuerpo humano es un elemento emisor de energía hacia el entorno. Algo importante es que no requiere materia entre objetos para poder transferir energía.

 

Conducción: Es la transferencia de energía calorica de un cuerpo mas caliente a uno menos caliente por tendencia a equilibrar las diferencias de temperatura. Este mecanismo requiere materia entre los objetos. ( Contacto físico directo).

 

Conveccion: es la transferencia entre la superficie del cuerpo y el aire. Aire inmóvil. Se transfiere calor de la superficie de la piel a una fina capa de moléculas de aire.

Esta fina capa de moléculas de aire es desplazada constantemente por el viento produciendo una mayor perdida de calor.

 

Evaporación: Mecanismo físico por medio del cual el organismo transfiere calor al medio en forma de vapor de agua. Este se da a nivel de la piel y los pulmones. La cantidad de agua evaporada es proporcional a la temperatura e inversamente proporcional a la humedad del aire.

 

Control fisiológico de la transferencia de calor.

 

Existen dos mecanismos principales:

 

  • Vasodilatacion/Vasoconstricción ( regulación del flujo de la sangre hacia los capilares)

  • Controlando la secreción de sudor.

 

Ante el exceso de calor el cuerpo, el cuerpo necesita regular su temperatura, eliminándola, el mecanismo de vaso dilatación funciona de la siguiente manera, las paredes de las arterias, arteriolas, y capilares se dilatan permitiendo así un mayor flujo sanguíneo hacia la periferia. De esta medida la sangre que fluye en mayor medida retorna con menor temperatura. ( existen en el cuerpo zonas con mayor capacidad de perder calor como lo es la cabeza, el cuello, manos y pies.

 

Por el contrario, ante la falta de calor, el cuerpo tendera en un principio a resguardar el mismo, y lo hace restringiendo el pasaje de sangre por la periferia. De esta manera nuestro organismo asegura que la sangre no se enfrié y protege a la vez a los órganos vitales.( Es por eso que notamos los primeros síntomas de enfriamiento en las extremidades.).

 

Requerimientos de la vestimenta de montaña.

 

Para hablar de los requisitos de la vestimenta en los lugares donde el frió es un factor importante, partiremos de la premisa que la ropa no genera calor el que genera calor es nuestro propio cuerpo, lo que hace la ropa es mantener ese calor para que no se pierda tan rápido.

 

La ropa debe ser:

 

  1. Abrigada

  2. Impermeable

  3. Cómoda

  4. Liviana

  5. Visible

  6. Agradable

  7. Buen estado

  8. Versátil

 

Abrigada: Entendiendo que la ropa no genera calor podemos pensar que la ropa mas abrigada es aquella que tiene mayor capacidad de mantener el calor que nuestro organismo genera. La función que cumple la vestimenta es aislar a nuestro cuerpo del medio y lo hace atrapando aire ( excelente aislante) en las fibras microscópicas que componen el tejido.

 

Existen dos clases de fibras que componen las distintas telas:

    • Fibras naturales (duvet, lana, seda, algodón)

    • Fibras artificiales  (poliamida, poliéster, polipropileno, acrílico, nylon, lycra, polartec, ) 

 

Las fibras naturales tienen la capacidad de atrapar aire mecánicamente, viéndolas al microscopio vemos como el aire queda atrapado en por los pelos de la fibra.

Las fibras artificiales tienen dos formas de atrapar el aire caliente. Una es por que las fibras tiene compartimientos estancos y la otra es por la diferencia electromagnética.

 

Tipo de fibra

Ejemplo

Forma de aislar 

Ventajas

Desventajas

Naturales

Duve

Lana

Algodón

Mecánica (retienen aire entre los pelos de las fibras)

Fácil acceso a este tipo de prendas, alta oferta bajo precio (Salvo ciertas categorías de duve)

Alto tiempo de secado

Baja retención del aire seco.

Facilidad de ser invadida por aire humero

Artificiales

Polartec

Polipropileno

Poliéster

acrílico

Dos formas

Dentro de los compartimientos estancos

Por diferencia electromagnética.

Secado rápido

Alta retención del aire caliente alojado

Poca afinidad con el aire húmedo

Alto precio

Sobre todo al buscar tejidos de alta calidad.

 

 

Impermeable: este es un requisito muy importante, debe ser impermeable tanto al viento como a la humedad.

Uno de los factores de mayor que causa perdida de nuestro cuerpo es el  viento y este se combate con una prenda impermeable

La acción de la humedad  es otro factor que altera la temperatura corporal,  dado que esta es la mejor conductora para la disipación de nuestro calor corporal.

 

Cómoda: La ropa para que abrigue debe ser del talle correcto, cuanto mas grande sea la ropa mayor será la perdida de calor por la zonas sobrantes. Además de lo incomoda que resultara en su uso.

Por el contrario cuanto mas  chica sea y ajustada sea menos capacidad de atrapar el aire tendrá, y limitara nuestros movimientos .

También debe tener buen diseño, hablamos de una correcta distribución de todos los componentes de una prenda, cierres, solapas, cuello, capucha.

Además el diseño debe ser apropiado para cada capa.

 

Liviana fuerte y poco voluminosa: Si nos imaginamos una salida en un clima hostil, el mecanismo con el cual mantendremos nuestra subsistencia será la vestimenta y esa ropa la tendremos que cargar en la mochila, si las prendas no responden a estos items nuestras mochilas tendrán un alto volumen, y un alto peso

La fortaleza de la prenda se refiere a las costuras y tramados resistentes a la abrasión que se produce en la naturaleza ya que si la prenda ofrece posibilidades de rotura no la pasaremos del todo bien.

 

Visible. Por absoluta seguridad.

 

Agradable: Al tacto y en relación a al estética.

 

Buen estado: la ropa no debe estar rota.

 

Versátil. Este requerimiento merece un párrafo aparte.

La versatilidad se relaciona mas que con una prenda, con la totalidad de del conjunto de prendas que forman nuestra vestimenta.

La versatilidad pasa para mi por dos factores, el primero y mas tradicional, es el que se relaciona con la posibilidad de vestirse por capas ( como una cebolla) y la segunda a poder obtener modificaciones en la temperatura corporal con el mínimo de cambios de prendas

Teoría de Capas esta teoría se comprende al entender que entre cada prenda se forma una cámara de aire y según la cantidad de capas de ropa que haya tantas cámaras de aire habrá.

Otro punto importante en esta línea se relaciona con la posibilidad de desabrigarse de poco, al tener varias prendas podremos regular mejor la perdida de calor. Es mas facil regular la perdida de calor sacándose capas finas que sacándose solo una gruesa.

Las capas las podemos identificar en relación a la cercanía que tiene al cuerpo.

 

1ª capa, ropa interior
 

Primera capa: es la que mas cerca se encuentra del cuerpo

 

Al realizar una actividad física, el cuerpo consume más energía elevándose su temperatura interior. Es entonces cuando el organismo activa su sistema de refrigeración, segregando sudor y empapando la piel.

La función de las prendas interiores técnicas de 1ª capa es la de secar la piel mediante la expulsión del sudor lejos de ésta y evitar que nos enfriemos (las prendas húmedas en contacto con la piel dejan escapar el calor veinticinco veces más rápido que las secas). Además, crean un micro-clima interior que evitará un sobrecalentamiento, pudiendo utilizar la energía que consumiríamos para enfriar el cuerpo y así incrementar la potencia muscular.

La elección de esta primera capa es crucial para obtener un óptimo funcionamiento de las prendas exteriores. Al igual que si se tratara de una 2ª piel, debe ajustarse a lo largo del cuerpo, en el cuello, puños y tobillos, para así atrapar el aire caliente que genera nuestro cuerpo evitando que se desplace al exterior.

Este tipo de prendas están confeccionadas con tejidos bi-elásticos y carecen de costuras laterales. Las pocas costuras que tienen son planas para conferir mayor comodidad.
Si se comete el error de utilizar este tipo de prendas conjuntamente con calzoncillos o bragas de algodón, anularemos las prestaciones de estos materiales, ya que el algodón acumulará la humedad entre la piel y éstas prendas técnicas.

 

GROSORES

·        Ligero. Es el más fino, siendo ideal para lugares fríos donde se ejerce una intensa actividad y se suda mucho. Ayuda a transpirar y expulsar el sudor.

·        Grueso medio: Ideal para actividades continuadas con mucho frío.

·        Grueso expedición. Es el más grueso, utilizado para actividades más estáticas con la mínima sudoración. Éste es el tipo con más poder calorífico. Puede llegarse a emplear como 2ª capa sobre una 1ª capa de grueso ligero.

 

Ver tabla.

 

2ª capa, prendas térmicas


Esta zona intermedia entre la primera y la tercera capa es la que retiene la máxima radiación térmica desprendida por nuestro cuerpo. Con ello se intenta mantener un equilibrio térmico similar a nuestra temperatura corporal de 36,5ºC.

El forro polar, al igual que otras fibras, no genera calor sino que retiene el del propio cuerpo, aislándolo del frío exterior eficazmente.

Como segunda capa pueden usarse una o más prendas, siempre recordando que es importante que permitan una buena transpiración y evacuación de la humedad procedente de nuestro cuerpo y que dependiendo del material usado y su confección permitirán mayor o menor retención térmica en menor espacio (ello se consigue gracias a las microcámaras de aire formadas entre el tejido).

El tejido de poliester se convierte en forro polar al aplicarle un tratamiento de desgarro parcial del tejido mediante pequeñas ruedas dentadas. Los hilos se abren en micro-filamentos en posición vertical dándole un aspecto esponjoso y suave. De este modo se consigue resistencia a la humedad, secado rápido y un poder calorífico dos veces superior al ofrecido por la lana. Crea un micro-clima cálido y seco alrededor del cuerpo, alejando la humedad de la transpiración de la piel. No se pudre y apenas absorbe los olores.

Su inconveniente es que el viento consigue traspasarlo, a no ser que disponga de un laminado como pueden ser el 'Windstoper' o el 'Windbloc'.

Los tejidos reciclados ofrecen las mismas prestaciones técnicas buscadas en estas prendas. Los modelos con refuerzos serán más resistentes para escalar o transportar mochilas pesadas.

 

Clasificación por grosores

 

·        Ligero. Es el más fino ('Polartec® 100' y 'Tecnopile® 100').

·        Grueso medio. 'Polartec® 200', 'MTR Fleece', 'Gore Windstopper®', 'Polartec® Windbloc' y 'Tecnopile® 200'.

·        Grueso expedición. 'Polartec® 300', 'Tundra Haze® 300' y 'Tecnopile® 300'.

Las prendas confeccionadas con membranas corta viento, como pueden ser el 'Windstoper®' o el 'Windbloc®', se consideran de grueso medio. No es común encontrarlas en gruesos de tipo expedición, ya que en estos casos se combina el forro polar junto con una prenda exterior de 3ª capa, que al disponer de membrana impermeable / transpirable, ya realiza la función de corta viento.

 

Ver tabla

 

3ª capa, membranas


Las prendas confeccionadas con membranas ofrecen impermeabilidad al agua y estanqueidad al viento, permitiendo la transpiración incluso con lluvia intensa.

Estos materiales están compuestos por infinidad de micro-poros de tamaño 20.000 veces inferior al de una gota de agua (0,1 mm de diámetro aprox.), con lo que garantizan una impermeabilidad absoluta. A la vez, los microporos, 700 veces mayores que las moléculas de vapor de agua producidas por el cuerpo humano (0,0000005 mm de diámetro aprox.), aseguran una buena transpiración.

 

Sistemas de membranas

 

·        Laminados. Un tejido, como suele ser la poliamida, se lamina (pega) a la frágil membrana, protegiéndola de la abrasión externa. Las propiedades de las membranas no se alterarán por la temperatura y presión (resisten entre los +250º y -240º C).

·        Inducidos. Se aplica un baño de una capa a la poliamida, entrelazándose el material y configurando esta mezcla la propia membrana. Suelen ser más resistentes al desgaste por uso (prestaciones de origen durante más tiempo) que los laminados. Por contra, con la misma transpirabilidad, el inducido suele aguantar menor columna de agua y no suele resistir las temperaturas por debajo de los -10ºC como el caso de los laminados.

Tanto los laminados como los inducidos, además de impermeables y transpirables, evitan el traspaso del viento. Con ello se logra mantener mejor la temperatura del cuerpo.

Las poliamidas están tratadas hidrófugamente por su lado exterior para evitar que absorban humedad y en consecuencia permitan la transmisión del calor corporal por conducción. Con el tiempo este tratamiento hidrófugo se deteriora permaneciendo la prenda mojada. Existen productos para recuperar ese hidrofugado.

 

Otras características de estas prendas

·        En las prendas confeccionadas con estos materiales suelen sellarse las costuras para evitar filtraciones de agua. En caso de despegarse este sellado, pueden usarse productos especiales para volverlas a soldar.

·        Las protecciones en codos, hombros, trasero y rodillas, protegerán las prendas de las fricciones externas. Así y todo, debe tenerse un cuidado especial con éstas prendas técnicas, ya que el uso y la fricción pueden causar un desgaste prematuro de las membranas. Pueden inspeccionarse colocando un foco de luz intensa detrás de la prenda para transparentar cualquier desperfecto (vigilaremos no acercarla demasiado al calor del foco para no quemarla).

·        La cuidada confección permitirá una mejor movilidad, protegiendo de los agentes externos incluso al mantenernos en la posición o postura más comprometida. Por ejemplo, las mejores capuchas permitirán albergar cascos debajo de ellas, disponer de viseras plegables y seguirán el movimiento de la cabeza para ofrecer una visión total incluso mirando atrás.

 

Prendas de 2 y 3 capas

Esta denominación suele usarse para identificar los distintos tipos de laminados.

·        2 capas. Reciben esta denominación las prendas con una membrana laminada directamente sobre un tejido exterior. Es flexible y resistente.

·        2,5 capas. Se trata de un '2 capas' cuya membrana tienen un tratamiento que le confiere rugosidad, ofreciendo mayor resistencia a la abrasión que el '2 capas' y más ligereza que un '3 capas'.

·        3 capas. Cuando la membrana se lamina entre un tejido exterior y otro interior.
Las prendas de '3 capas' son más rígidas, más resistentes al desgarre y a la abrasión, más impermeables, aunque por contra transpiran aproximadamente un 35% menos que las de '2 capas' y también pesan más.

 

Impermeabilidad

Para conocer la resistencia que ofrece un tejido a la presión de un líquido (grado de impermeabilidad) se habla de columna de agua.

Partiendo de una columna de agua contenida en un envase de 1 cm² de sección, se incrementa la altura de dicha columna de agua hasta que se consigue traspasar el tejido con el líquido.

Una columna de 10.000 mm ejerce una presión de 1 Kg por cm².

Según la norma ISO, un tejido es impermeable si resiste una columna de agua superior a 15.000 mm.

Diremos que a mayor columna de agua, mayor impermeabilidad. En consecuencia, será más difícil que la presión que ejerce la mochila sobre los hombros de nuestra prenda consiga hacer traspasar la membrana y que el peso de nuestro cuerpo al sentarnos o apoyarnos rodilla en tierra produzca el mismo efecto sobre el pantalón de membrana.

 

Transpirabilidad

El cuerpo humano en reposo produce unos 0,75 L (2500 gr/m² 24 h) de agua al día en forma de vapor.

Los fabricantes expresan la transpirabilidad del tejido en 'gr/m² en 24 h'. Sabiendo que una prenda tiene unos 2,5 metros cuadrados de superficie media, podremos llegar a calcular la transpirabilidad total aproximada.

 

Causas reductoras de la transpirabilidad

 

·        Exceso de suciedad. La suciedad obstruye los microporos. Se limpiará la prenda con productos especiales (exentos de fosfatos que dañen la impermeabilidad de la prenda).

·        Altas temperaturas. Bajo una ley física, el vapor tiende a desplazarse hacia los lugares fríos. Al disminuir el frío exterior, el vapor reduce la velocidad de traspaso de la membrana. Si aumenta el frío exterior, vuelve a aumentar la transferencia de vapor al exterior.

·        Actividad extrema. El tejido no podrá eliminar totalmente el vapor de agua producido por el cuerpo, (como es el caso de una persona que transpire mucho).

·        Bloqueo de la superficie transpirable. Como, por ejemplo, con la mochila o con el agua superficial. Los tejidos exteriores de calidad tienen un tratamiento para repeler el agua. Con el uso, este tratamiento va perdiendo efectividad. Podremos reactivarlo con productos especiales o con un simple planchado (con cuidado y siempre y cuando el fabricante indique que puede plancharse).

·        Elevada humedad ambiental. El aire caliente puede contener mayor cantidad de vapor de agua que el aire frío (1 m³ de aire a 30ºC puede absorber hasta 30,4 g de vapor de agua, mientras que a 10ºC solo absorberá hasta 9,4 g). Cuando el aire ha llegado al límite de absorción de humedad se dice que está saturado o a una humedad relativa del 100%. A partir de entonces, si aumenta la temperatura la humedad relativa bajará y si disminuye la temperatura el aire alcanzará el punto de rocío y el vapor se condensará. Una humedad relativa del 50% es agradable para vivir. Una prenda que se utilice en zonas de alta humedad ambiental disminuirá la velocidad de transferencia del vapor generado por nuestro cuerpo, pudiendo llegar a condensar dicho vapor antes de tener la oportunidad de salir al exterior.

 

Guantes y manoplas

El cuerpo humano reacciona ante el frío disminuyendo el caudal de la sangre que fluye hacia las extremidades. De este modo, retiene una mayor cantidad de energía térmica en nuestras partes vitales. Esta reacción agrava los síntomas de nariz, orejas, pies y manos frías.

Para evitar esto hay que mantenerse bien alimentado (la energía mantendrá encendida nuestra caldera central) y evitar las pérdidas de calor a través de las extremidades.

 

Guantes, tres dedos o manoplas, ventajas y desventajas

·        La manopla es más cálida que el tres dedos y éste mucho más que el guante.

·        Con la manopla se tiene menos tacto que con un tres dedos y mucho menos que con un guante.

 

Cómo hay que sentir guantes y manoplas

·        Nunca deben comprimir o presionar la mano en ningún punto. De lo contrario reducirán el riego sanguíneo y aunque parezca de poca importancia, en bajas temperaturas, puede resultar crítico.

·        Hay que cerciorarse de que entre la punta de los dedos y el material se forme una pequeña cámara de aire de entre 0,5 y 1 cm, para evitar que el frío traspase, por contacto, directamente del material a los dedos.

 

Otros datos a tener en cuenta

·        Un guante o manopla largo nos protegerá mejor del frío, el aire y de las entradas inesperadas de nieve por motivo de trabajos en ella o de un simple revolcón. En contra, su colocación será más lenta y laboriosa y puede resultar excesivamente cálida en épocas más calurosas.

·        Si colocamos las manos frías y mojadas dentro del guante o manopla, difícilmente conseguiremos entrarlas en calor. Primeramente las secaremos y calentaremos con una parte cálida de nuestro cuerpo (pecho o axilas) y luego las introduciremos en guantes o manoplas.

·        Si el material exterior no dispone de un repelente al agua o dicho repelente ha perdido su efectividad, aplicaremos uno de los que se encuentran en el mercado, evitando así que se moje. Un guante mojado conduce de forma muy efectiva el calor corporal hacia el frío exterior.

·        Si por cualquier razón nos tenemos que quitar los guantes o manoplas, los meteremos en el interior de la chaqueta junto a nuestro cuerpo para evitar que se enfríen (una vez fríos se requiere de mucha energía para volver a templarlos).

 

Calcetines, medias

Cuando somos niños poseemos unas protuberantes almohadillas en la base del pie, que amortiguan y mitigan las cargas que se acumulan sobre el pie al caminar.

Con el paso de los años y debido al apoyo de nuestro peso de manera incisiva en varios puntos de nuestra planta del pie, vamos perdiendo esta protección natural. Esto produce molestias y dolor de pies.

Estas molestias, además, pueden verse incrementadas si nuestros pies son excesivamente planos o cavos, ya que, el arco plantar, que actúa como amortiguador, pierde toda su función.

 

Almohadillados y combinación de materiales

Pocas son las marcas que utilizan en un solo calcetín ambas propiedades, así que vale la pena comprobar que no nos den gato por liebre detrás de bonitos blisters publicitarios.

·        Los calcetines confeccionados con rellenos de distintos espesores son más voluminosos en zonas donde el pie necesita una almohadilla extra y tienen menores dimensiones donde, por su anatomía, se requiere un mínimo tacto para poder reflejar la información que nos transmitirá el calzado.

·        Los calcetines que combinan distintos materiales nos darán las mejores prestaciones para poder realizar con la mayor fiabilidad el deporte que practiquemos.

·        Este tipo de calcetines, gracias a la composición de sus fibras, suelen tener una gran resistencia, aportando una larga duración.

 

¿Cómo se forman las ampollas?

Un calzado poco adecuado ejerce presiones y produce rozaduras o el deslizamiento del pie, causando rozaduras y ardor en la piel. El movimiento natural al andar también produce un sobredimensionamiento del pie en cada apoyo. La excesiva presión causa una ruptura de las capas internas de la piel, apareciendo la ampolla.

En unos buenos calcetines técnicos la fricción del movimiento que causa las ampollas ocurre dentro de las fibras del calcetín y no en las capas internas de la piel.

 

Uno o dos calcetines

 

Como ocurre con la piel, los calcetines técnicos preparados para ello, calcetines para frío extremo, son recomendables de utilizar en 2 capas (2 calcetines).

Para ello deben estar compuestos de diversos materiales y volúmenes para no inmovilizar completamente el pie. Recordemos que si los dedos entran en contacto continuo con el material de la bota, el frío traspasará por contacto directamente del material de la bota al dedo. Así pues debe cuidarse de conservar una pequeña cámara de aire entre dedos y punta de bota.

·        1ª capa. En verano un calcetín de 'Coolmax', absorberá el sudor y secará la piel; en invierno el calcetín será de 'Thermax' o 'Thermastat' para conservar la temperatura del pie a la vez que evacúa la transpiración. Un calcetín de lana 100% será demasiado voluminoso.

·        2ª capa. Será de un calcetín exterior que ofrece mayor confort, amortiguación y nos protege de las fricciones.

 

Transpiración del pie

Es importante resaltar que el pie en actividad y en el interior de una bota de trekking transpira con una intensidad de 200 ml por cada 8 h (un vaso de agua).

Por esta razón evitaremos usar calcetines de algodón, que reducen la transpirabilidad y acumulan el agua y nos decantaremos hacia materiales tales como el 'Coolmax®' o el 'Thermastat®', que tienen un índice de transpirabilidad altísimo.

 

Apunte realizado para el curso de guías del Campamento Andino Saihueque.

 

Autores: Martín Linero.

             Darío Raggio

 

Mayo de 2002.