Inicio

Opinión

Teología General

Rutas Argentinas

Filosofía

Teología palotina

Volver a Portada de Cerros del Sur

 
Ruta al Tupungato, por Jesús Sánchez Sánchez
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tupungato

Algunas recomendaciones para quienes quieran intentar este Cerro.

 

 

Por Pablo "Pali" Vilariño

El sentido de este texto es el de aportar ciertos datos útiles, no a modo de relato día por día, sino describiendo algunos detalles que no son de fácil acceso por medios de información como Internet.

A diferencia de muchos cerros de Mendoza, Tupungato es un volcán que no es frecuentemente visitado, ya que al estar tan cerca de Aconcagua, tanto los turistas como escaladores prefieren recurrir a este ultimo por su altura (aunque poco mayor), su fácil acceso y sus comodidades. Al no tener una infraestructura montada al nivel de Aconcagua hay que considerar realizar el viaje en el mes de febrero debido al gran caudal que tienen los ríos en enero que no permite cruzarlos con facilidad. Este es un dato importantísimo ya que el no poder cruzar un río puede significar el fin de la excursión.

Para ir a la Ciudad de Tupungato se puede tomar un colectivo de línea que sale alrededor de $18 y tarda aproximadamente una hora.

El cerro tiene una larga aproximación que por la información que se encuentra en otras paginas de Internet, se puede hacer tanto ascendiendo por el río de la Tunas como por el río Santa Clara. En realidad, por las Tunas no hay forma de enganchar la ruta normal,

y el transporte de mulas que ofrece la estancia Facundo por este río es solo para realizar una excursión de turismo rural de pocos días (hay que tener cuidado porque en esta estancia en ningún momento aclaran que no realizan el transporte para alcanzar la cumbre).

 

La forma de realizar la aproximación es ascendiendo por el río Santa Clara. Para el transporte de mulas se puede contactar al Sargento Primero baqueano Ricardo Mendez  (“Goterón”), una persona muy amable, humilde y predispuesta que conoce el cerro como nadie en la zona. La forma de ubicarlo es llamándolo al celular 0262-267-5351, o bien preguntando por él en la secretaria de turismo de Tupungato. 

 

Hay que tener en cuenta que el precio que pasan por cada mula es por día, pero quien lleve las cargas también necesita un día para bajar, por lo tanto también se cobra. Por ejemplo, si uno necesita que lleven las cargas dos días de aproximación, hay que sumarle al precio final un día de vuelta de las mulas. 

 

Por el tema de transporte en mulas es conveniente tenerlo ya reservado antes de empezar el viaje. Si el presupuesto alcanza es bueno considerar aproximar no solo las cargas en mulas, sino a nosotros mismos también a caballo, ya que esto evita muchos inconvenientes posibles con cruces de ríos.

 

Para la aproximación hay que seguir un camino ancho hecho como para camionetas  que comienza en un refugio militar ubicado al costado del río Santa Clara. Si la decisión tomada fue la de aproximar a pie, al cabo de 45 minutos se llega a otro refugio, el refugio Santa Clara  que se encuentra en la margen opuesta del río. Si bien el camino nos lleva a vadear algunas veces el río (el cual se hace muy encajonado en ciertos lugares), y por mas que las mulas lo sigan porque es más cómodo para ellas, se puede seguir caminando sin cruzar manteniendo la margen de este ultimo refugio. Más tarde vuelven a unirse los caminos poco antes de la unión de los ríos Cortaderas y Santa Clara. El primer día de aproximación es largo si se hace a pie, llevando aproximadamente 8 horas de caminata, o tal vez mas, y llegando al refugio llamado Real del Azufre o Real de los Bayos ubicado antes del portezuelo del azufre.

 

Por ultima de estas recomendaciones, es que no se puede prescindir de llevar un soga para cruces de ríos, ya que si bien en febrero tal vez no sea necesaria en el río Santa Clara, si lo será pasando el portezuelo del azufre, donde al bajar se encuentra el ultimo de los ríos. El río Tupungato es igual de profundo y correntoso que el Santa Clara, pero es más ancho aún. Se puede tener suerte y justo no precisar de la soga, pero si se necesitara y no se tuviera, también podría significar el fin de la excursión.

 

De ahí en adelante, la ruta normal es bastante obvia. Se asciende al filo norte del cerro alcanzando un hito fronterizo con Chile (punto en el que se une con la ruta chilena) y siguiendo por dicho filo se va a alcanzar la cumbre.

 

Los datos acerca de tiempos estimados de ascensión no estoy en condiciones de aportarlos, pero sé por gente del lugar con la que hablé, que no difieren de los que se encuentran en relatos de ascensiones como por ejemplo en www.andeshandbook.com , además, no por hacer publicidad, pero tiene unas fotos muy interesantes con la ruta marcada como para darse una buena idea del lugar.

 

 

Pablo Vilariño: elpali_rk@hotmail.com

 

 Volver arriba