Inicio

Opinión

Teología General

Rutas Argentinas

Filosofía

Teología palotina

Volver a Portada de Cerros del Sur

 
Recomendaciones Tupungato, por Pali Vilariño
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ruta al Tupungato

por Jesús Nicolás Sánchez Sánchez

El Volcán Tupungato (6.550 m) es la tercera cumbre más elevada de la Cordillera Central de los Andes, después del Aconcagua (6.959 m) y el Mercedario (6.770 m). Este gran volcán se sitúa en la frontera argentino-chilena, a unos 80 km. al sur del Aconcagua y cuenta con varias aproximaciones.

 

Por la vertiente chilena se recorre la quebrada del río Colorado a partir de Alfalfal (1.360 m), a donde habremos llegado en vehículo. Se alcanza por esta ruta la arista NNO. en el Paso del Tupungato (4.980 m); arista que nos conducirá hasta la cima ya sin ninguna complicación especial. Si contratamos, como es lógico, arrieros y mulas para transportar las cargas, e incluso para vadear los turbulentos ríos, se trata de una aproximación relativamente cómoda, a pesar de ser necesarias dos o tres jornadas.

Por la vertiente argentina hay que dirigirse hasta el pueblo de Tupungato en donde contrataremos las mulas, y desde allí continuaremos en vehículo hasta el Rfg. Santa Clara (1.900 m). Desde este punto se accede al valle del río Tupungato, bien por el Portezuelo de Santa Clara (4.500 m) si nos dirigimos a su ruta más normal (que es la que sube por el mismo Paso del Tupungato mencionado en la aproximación chilena) o a otras rutas similares y paralelas; o bien por la quebrada del río Las Tunas cruzando el Portezuelo del Fraile (4.400 m) para acceder a los ventisqueros (glaciares) de la vertiente E. y SE. del volcán, sin duda más interesantes. En estas aproximaciones no hay que despreciar la peligrosidad de los ríos, pues su caudal puede ser determinante en el resultado de la expedición. Además, estas aproximaciones se pueden complicar más aún si los "portezuelos" tienen nieve, pues las caballerías no los podrían cruzar.

Como veis por lo dicho anteriormente, esta cumbre y otras muchas similares apenas visitadas en la Cordillera Central, mantienen aún un fuerte componente de inseguridad y aventura. Ahora vamos a sintetizar la aproximación argentina por el Portezuelo de Santa Clara hasta el Paso del Tupungato, y la que se dirige al Ventisquero del Tupungato por el Portezuelo del Fraile.

En el primer caso resumiremos los horarios de las jornadas que nuestros compañeros realizaron y en las que, como ya sabemos por su relato, sólo contaron con la ayuda de las caballerías un día y medio. Desde el pueblo de Tupungato hasta el Rfg. Santa Clara (1.900 m) tardan 1h 30′ en camiones militares. En el primer día de marcha recorren un buen tramo del río Santa Clara hasta el lugar denominado Tres Quebradas, a unos 2.800 m., tardando hasta aquí unas 8h. (ya han vadeado el río 7 veces). De las tres quebradas debemos tomar la de la izquierda y continuar otras 2h. más hasta el Rfg. Real de los Bayos (3.050 m). Si el Portezuelo se encuentra sin nieve, en la jornada siguiente se cruza y desciende al valle del Tupungato, pero el grupo de Inmaculada R. y Jesús N. debieron instalar un campamento previo en el punto en el que las mulas ya no pudieron pasar (4.100 m) y a unas 3h. de marcha. En la 3ª jornada, porteando más de 30 kg., suben al Portezuelo de Santa Clara (o del Azufre: 4.500 m) en otras 3h., bajando después por una quebrada muy descompuesta durante más de 2h 30′ hasta el valle del Tupungato para finalmente, en otros 30′ valle arriba, instalar el campamento en un lugar muy confortable con agua (3.600 m). A la mañana siguiente el grupo dedicó más de dos horas en localizar sendos puentes de hielo para poder cruzar el salvaje río Tupungato y empleó 7h u 8h en llegar al siguiente campamento. Este tramo del recorrido transcurre por una quebrada muy estrecha, descompuesta y con un gran número de puentes de hielo engullendo un torrente que baja con gran violencia; sin duda este tramo es bastante peligroso pues, sin camino, van atravesando por "laderas movedizas" sobre el caudal del mismo y caer en este terreno inestable significa ser arrastrado por la corriente y acabar empotrado en el interior de un puente de hielo. Acampan sobre las morrenas que se extienden bajo el Paso del Tupungato, collado en donde se unen las rutas normales chilena y argentina. En su 4ª jornada suben al Paso o Hito Fronterizo (4.980 m) en 4h 30′ atravesando "campos de penitentes" con una nieve completamente reblandecida. Sitúan el que será su 5º campamento 2h. más arriba subiendo ya por la cuerda principal del volcán, a unos 5.200 m. Una jornada más antes de la cumbre les dejará a 6.000 m. en lo que se llama Campamento Mula Muerta, después de 6 horas de subida. Inmaculada R. y Jesús N. salen para la cumbre a las 6:30 a.m. y, pasando por La Canaleta y trepando con cuidado esta porción fácil para no tirar piedras a los que suben por debajo, llegan a la cumbre N. a las 14:30 p.m. con el mal tiempo encima. Esta Canaleta rocosa con algún nevero se encuentra en el centro de la pared, pero también se puede subir por un gran nevero a la izquierda de dicha pared, aunque los dos compañeros argentinos que subieron por allí se encontraron con hielo, lo que casi les obliga a darse la vuelta.

Al día siguiente descienden de un tirón desde los 6.000 m. Del campamento Mula Muerta hasta los 3.600 m. del campamento del Valle del Tupungato en 9 horas. En 5h. llegan hasta el Portezuelo del Azufre al día siguiente, y Jesús N. subirá hasta la cima del Cerro Azufre, de unos 5.055 m. en 52′ (lo bajará esquiando sobre los pedreros en unos 15′). Continúan bajando hasta el Rfg. Real de los Bayos a donde llegan ya de noche después de otras 3h 30′ desde el portezuelo. En la última jornada, la 10ª sin descanso, aunque ahora ya sin pesadas mochilas pues han aparecido los arrieros, bajan en 7h. hasta el Rfg. Santa Clara, en donde finalmente los recogerán los camiones militares.

La segunda aproximación argentina al volcán describe la ascensión del segoviano Mariano Muñoz y el mendozino Gabriel Cabrera. En su caso siempre ayudados de caballerías que transportaron su carga, y probablemente cabalgando ellos mismos, tardaron 6h. en llegar desde el Rfg. Santa Clara a la desembocadura del arroyo Pabellón en el río Las Tunas. En su segunda jornada cruzan el Portezuelo del Fraile (4.400 m) y acampan en lo alto del Valle del Tupungato, desde donde regresan los arrieros. En su tercera jornada entran en el glaciar cubierto de "penitentes"; suben algo más al sur del Canal Sudeste del Volcán Tupungato y vivaquean a unos 5.680 m, tras 10 horas de ascensión. En su 4ª jornada siguen ascendiendo hasta la arista y atraviesan hacia la pared Sur, desde la que alcanzan finalmente la cumbre en medio del mal tiempo. Inician inmediatamente el descenso por esta vertiente meridional hasta más abajo del punto en el que ellos la alcanzaron, dejándola finalmente en lo que ellos denominan una "morrena central" vivaqueando a 4.900 m. Al día siguiente terminan el regreso hasta la tienda de su C.B., y tras descansar unas horas continúan bajando al encuentro de los arrieros y sus caballerías; suben con ellos nuevamente el Portezuelo del Fraile y pernoctan en el río Las Tunas, para en la 6ª y última jornada llegar al Rfg. Santa Clara, desde donde un camión les traslada hasta el pueblo de Tupungato.