Inicio

Opinión

Teología General

Rutas Argentinas

Filosofía

Teología palotina

Volver a Portada de Cerros del Sur

Datos para ascender al Domuyo

Una loable iniciativa de nuestro amigo montañista Emiliano Sánchez nos lleva a comenzar este artículo (por ahora flaquito y en proyecto), que iremos actualizando con toda la información que ustedes, eventuales lectores, nos vayan mandando. Porque hay poco publicado al respecto. Desde ya, la comunidad agradecida.

El Volcán Domuyo      

Informe de la Secretaría de Turismo de Neuquén

 

Para llegar al Volcán Domuyo, hay que salir de la ciudad de Neuquén hacia Chos Malal en las empresas Albus (0299/4452521) o Cono Sur (0299/4452282). Se indican los teléfonos para consultar por los Horarios
y las tarifas. Desde la localidad de Chos Malal hay que tomar el colectivo de la empresa Norte Neuquino que se dirige hasta la localidad de Varvarco, la mas cercana a tu destino.

Horarios Norte Neuquino:
Chos Malal a Varvarco: Domingos, Martes y Miércoles  sale 17hs y llega 20 hs.
                                             Viernes: sale 12hs y llega 15hs.
Valor pasaje: $20
Teléfono: 02948/421707 ó 02942/15663350
La localidad de Varvarco esta a 32km del poblado de Aguas Calientes que se encuentra al pie del Domuyo. Para llegar hasta ahí, hay que comunicarse con la oficina de Varvarco al teléfono 02948/494080.

 

turismo@neuquen.gov.ar

El Domuyo

 

El Domuyo (4709 m), ubicado en la Patagonia Norte, es el volcán y la cumbre más elevada de la región. Su nombre significa en mapuche "Que tiembla y rezonga".

Desde Andacollo hasta la Villa Aguas Calientes hay 94 kilómetros de ripio. Pueden hacerse en auto pero, según las condiciones particulares del camino en la época, puede ser recomendable camioneta o vehículo 4x4.La ruta es la 43, la misma que para ir a Las Lagunas, sólo que en este caso no hay que desviarse sino continuar por ella hasta el final.

     Otra imagen del Volcán

Durante todo el trayecto irá bordeando la Cordillera del Viento, que se presentará como una muralla gris azulada a su derecha, con nieve en sus picos. A su izquierda, distintos cursos de agua lo acompañarán: primero el río Neuquén, luego el Varvarco, el Atreuco, el Manchana Covunco, junto con infinidad de arroyos, vertientes, hilos de agua, que es necesario vadear en cada bajada del camino. Por lo general, aun en temporadas de mucho deshielo, esto no impide el tránsito de vehículos convencionales. A 38 km. de Andacollo se encuentra Las Ovejas, un pequeño pueblo rural ubicado sobre el arroyo La Bodega, en la margen izquierda del Nahueve. Su nombre se debe a que entre los peones de las estancias el lugar era conocido como "Pampa de las ovejas" por tratarse de un lugar privilegiado para el abrigo y la parición de ganado. Hoy en día puede tomarse el lugar como un pequeño centro de abastecimiento para el turista. Hay un camping y una "Casa de la cultura e informes turísticos" donde se puede obtener información para efectuar recorridos no tradicionales (a pie o a caballo) como así también para la pesca en los ríos y arroyos del entorno. Entre estas excursiones se encuentra la visita a Colo Michi Có para admirar los petroglifos, las muestras de arte rupestre más importantes de la Patagonia Norte. Se hallan en unas cuevas o "chenques" a las que sólo se accede por medio de una cabalgata de aproximadamente 3 horas de duración.

Continuando el camino se llega a la localidad de Varvarco. Allí se encuentra la confluencia de los ríos Neuquén y Varvarco, con una vista espectacular desde lo alto. Se ven claramente los dos cursos de agua, el del Neuquén, que baja rápido y cristalino, y el del Varvarco, turbio y amarronado. Durante un trecho parecen no querer confundirse y forman un único río, pero con dos franjas bien diferenciadas, hasta que, en las cercanías del puente, finalmente el marrón del Varvarco triunfa y el Neuquén continúa a partir de aquí con el color con que lo hemos visto en todo el resto de su recorrido aguas abajo.

Poco antes de Varvarco sale, a la izquierda, la ruta 54 que lleva hasta las Lagunas Varvarco Campo y Varvarco Tapia, excelentes lugares para la pesca de truchas.

Varvarco es tierra de historia, misterio y leyendas. En este lugar se encontraba la gran estancia de un rico hacendado chileno, Méndez Urrejola, quien fue el organizador de la primitiva colonia "Malbarco", nombre con el cual la conoce aún la gente del campo, y cuyo significado es "corral del agua amarga", en referencia a las aguas termales (ácidas, sulfurosas). Quizás por la cercanía de las aguas hirvientes del Domuyo, o por las extrañas figuras que ha tallado el tiempo en las piedras y los cerros que la rodean, o por el misterio de los símbolos rupestres de Colo Michi Có, o por todo eso junto, multitud de leyendas pueblan la historia de Varvarco: la lagunita encantada, la niña del peine de oro, la ciudad subterránea de los incas... El pueblo tiene un muy ciudado camping, con parcelas arboladas y cabañas. Hay también una oficina de informes turísticos.

El camino que resta, al continuar la ruta 43 está lleno de badenes, subidas, curvas y contracurvas, puentes angostos y precipicios, en una parte a ambos lados. El Cajón del Atreuco impacta por su profundidad y las extrañas formaciones rocosas que lo rodean.

Finalmente, vadeando el Arroyo Aguas Calientes se llega a la villa del mismo nombre y sitio termal al aire libre "Área Natural Protegida Sistema Domuyo".

La sensación es extraña, uno parece encontrarse en la cima del mundo, con un cielo increíblemente límpido y rodeado por arroyitos de agua hirviendo, cascadas, surgentes, piletones, con algas multicolores que resisten altas temperaturas y que según dicen son muy buenas para el tratamiento de la artritis y problemas de la piel.

En otro sector, denominado Las Olletas, hay géiseres, emanaciones intermitentes de vapor de agua que sale a muy elevada temperatura y que pueden alcanzar hasta 1 metro de altura.

 

Extraído de la página de Patagonia-Argentina.com

http://www.patagonia-argentina.com/e/andina/chos_malal/domuyo.htm